Hipertensión Arterial y conducción
618
post-template-default,single,single-post,postid-618,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Hipertensión Arterial y conducción

La hipertensión arterial es la enfermedad crónica, con mayor prevalencia en los países desarrollados y de causa desconocida en el 95% de los pacientes. Está relacionado con factores hereditarios, genéticos, dietéticos, con los hábitos dietéticos, el estrés así como con el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad.

Pudiendo afectar órganos tan importantes como el corazón, el riñón y el cerebro y es por esta que en ocasiones, si no se controla adecuadamente, puede ser necesario prohibir la conducción temporalmente.

 

Aspectos que disminuyen el riesgo de sufrir un accidente:

  • Conocer bien la enfermedad.
  • Conocer los efectos secundarios de los medicamentos que se toman.
  • Saber reconocer los síntomas, de una descompensación y que hacer en cada caso.
  • Evitar los desencadenantes.
  • No abandonar nunca el tratamiento por cuenta propia.

Consejos de Seguridad Vial para conductores con HTA

  • Evitar factores de riesgocomo la dieta rica en sal, el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, la hipercolesterolemia y el estrés.
  • Tener en cuenta que no pueden conducir aquellos pacientes con daño en otros órganos establecido o con HTA grave, que no ceda al tratamiento o maligna.
  • La crisis hipertensiva urgente y la emergencia hipertensiva impiden la conducción hasta que el paciente esté perfectamente controlado. Por supuesto, no debe tener lesiones orgánicas que mermen su capacidad para conducir.
  • Se desaconseja la conducción al paciente hipertenso sintomático y/o resistente al tratamiento médico, ya que estas situaciones dificultan la conducción y aumentan los riesgos al volante.
  • Si cuando se está conduciendo el paciente hipertenso nota síntomas, debe detener el vehículo y aparcarlo en una zona segura donde no haya riesgo de accidente. Debe tranquilizarse y esperar a que los síntomas remitan. Si no mejora, habrá que pedir asistencia sanitaria.

Es el médico el encargado de determinar si el paciente está capacitado para seguir conduciendo según su respuesta al tratamiento y síntomas.

 

Dra. Silvia García Montiel